CN (Control Numérico)
Por fin llegamos a la actualidad, llegamos a las maquinas rectificadoras que todos tenemos en mente, la maquina rectificadora de control numérico (CN). El control numérico es la función de mecanizado que está determinada por un programa que controla los movimientos de la herramienta en el bloque a mecanizar. Una vez que ya sabemos que es, veamos cómo y por qué lo tenemos entro nosotros. Para esto, tenemos que empezar desde el principio, como toda buena historia.

Nos vamos a 1949, cuando John Parsons, fundador de la empresa Parsons Corporatios en Traverse City, Michigan, descubrió como calcular las coordenadas de la superficie aerodinámica en un multiplicador IBM 602ª, (IBM 602A, fue una calculadora perforadora electrónica capaz de sumar, restar, multiplicar y dividir, siendo la primera máquina de IBM capaz de realizar una división.), luego, introducía estos datos en un perforador de plantilla suizo. Esta es la primera máquina de CNC real, ya que fabricaba productos al alimentar tarjetas perforadoras en un sistema, luego el sistema leía y producía las piezas en base a esa información pre-programada.
Más tarde, la tecnología entro en juego y la automatización en los procesos de producción consiguió que estas maquinas fueran más eficiente que nunca.

“El sistema THE MIT combina procesos digitales y analógicos bajo control de retroalimentación para controlar una fresadora cuya herramienta de corte se mueve en tres planos en relación con la pieza de trabajo. En este caso, el «modelo» del objeto a fabricar se suministra a la máquina en forma de una cinta de papel perforada similar a la utilizada en los sistemas de teletipo. Para una operación típica, 10 pies de cinta mantendrán la máquina ocupada durante una hora.”

En 1952 aparece el primer CNC o Control numérico Computarizado. Richard Kegg, en colaboración con THE MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), patento la primera máquina-herramienta con CNC, financiada por la Fuerza Armada Norteamericana. La primera generación de máquinas de CNC utilizaba grandes equipos de controladores de válvulas de vacio, que consumía una gran cantidad de energía eléctrica y generaba mucho calor. Ofrecía la posibilidad de interpretar ecuaciones matemáticas y realizar los cálculos necesarios para la generación de las trayectorias a mecanizar y los desplazamientos óptimos de las herramientas. Otras ventajas que aportan los CNC es la capacidad de controlar holguras, deformaciones, des-alineaciones y corregirlas mediante la simple introducción de los parámetros oportunos.